Qué ganas teníamos, el invernadero ya estaba abonado, labrado y con el acolchado y el riego puesto. Así que el jueves, a pesar de que todavía no había llegado el tiempo primaveral, decidimos plantar los tomates y pimientos. Así que, si todo va bien, a principios de junio ya estaremos cogiendo sus frutos.

Y para ayudarles a crecer mejor y más rápido, les hemos montado una «tienda de campaña» con manta térmica. ¡Qué calorcico que hace ahí dentro!

¡Salud y buena semana!